Rehabilitación “Pulgar del esquiador”

Tratamiento

En los casos más leves basta con la inmovilización de la articulación durante cuatro o cinco días comenzando tras ello la rehabilitación de la articulación, con masaje, calor local y antiinflamatorios tópicos, que en la fase aguda pueden complementarse con otros por vía general.

La práctica deportiva estará contraindicada y la restauración de su actividad se realizará con medidas fisioterápicas que salvaguarden la estabilidad de la articulación. Os presentamos una técnica de resultados especialmente satisfactorios, Kinesiotaping, que consiste en realización de entrenamientos de adecuación al deporte con el uso de un vendaje funcional protector que limitará el movimiento lesivo y facilitará el resto a modo de contención. Es muy recomendable utilizar vendajes en los primeros días de entrenamiento o al tomar contacto con el deporte tras sufrir lesiones de este tipo. Recordad que uno de los mecanismos más afectados es el propioceptor, encargado de dar consciencia a nuestros movimientos gruesos o finos. Estos receptores se verán alterados tras la lesión provocando incluso pérdida de fuerza en todo el brazo. Evitar la atrofia y restaurar los mecanismos propioceptores será uno de los objetivos principales de la recuperación.

En las roturas ligamentosas completas, con gran inestabilidad articular, puede procederse a la inmovilización con un vendaje escayolado o a la cirugía primaria, suturando los dos cabos rotos del ligamento (lo que no evita el posterior período de inmovilización).

vendaje pde

La musculatura afectada se centra en el primer dedo de la mano, por lo que el mecanismo de lesión, la hiperabducción, supondrá una lesión por elongación del músculo flexor largo y corto del pulgar.

  • Los ejercicios de recuperación deben iniciarse con acortamiento de estos músculos y desviación cubital de la muñeca para facilitarles con la flexoextensión o la pronosupinación la participación progresiva de los mismos. La posición de ejecución más recomendable es en sedestación (posición de sentado con apoyo para la espalda) con cargas muy ligeras de mancuernas en cada mano para ejecutar el ejercicio progresivamente hasta llevar las mancuernas por encima de la cabeza, terminando en posición de desviación radial de muñeca y flexión profunda del codo.

elevaciones-frontales-con-mancuernas

  • Los movimientos más protegidos los encontraréis en las poleas bajas, donde podéis realizar movimientos combinados a una mano con un maneral. Recordad que las cargas deben ser siempre muy ligeras ya que la secuencia de los músculos que participan no posee el mismo porcentaje de fuerza.

polea bajja

  • Para terminar, os recomendamos que, a través de poleas bajas con agarre de cuerda a una mano, simulando el agarre del bastón de esquí, realicéis el gesto de esquiar variando las cargas de forma progresiva, estableciendo microrrepeticiones de las distintas fases del gesto. Por ejemplo, descomponiendo el gesto en una fase de inicio, desarrollo y final, y realizando 12-15 repeticiones en cada una de ellas para finalizar con una serie completa de movimiento de 8 a 10 repeticiones.



No Comment